Todos los Santos en Barcelona

El 31 de octubre: previo a Todos los Santos

Cuenta la leyenda que la noche anterior a Todos los Santos, cuando se comía una castaña (castanya en catalán) una alma era liberada del purgatorio. Lo cierto es que, en esta época del año se celebra “La Castanyada“, íntimamente ligada a Todos los Santos y que, en algunas zonas del centro y algunos barrios de la ciudad, aparecen las “castanyeras” listas para tostar las castañas y los boniatos (camotes en Perú).

 

La Castanyera
La Castanyera

Mi novio relata que lo que recuerda de niño sobre esta tradición, era el acercarse a las castanyeras (señora mayores que usaban un pañuelo grande en la cabeza y faldillas largas) a calentarse por el frío del momento (en esa época sí hacía mucho frío…el cambio climático todavía no estaba en todo su esplendor) y dejar que ese olor característico de la castaña tostada te envuelva e invitara a comerla con más gusto. Eran otros tiempos.

Se dice que esta tradición estaba muy ligada a Todos los Santos porque era una celebración dedicada a los muertos, como una “comida funeraria”. Por eso antiguamente se celebraba el mismo día 01 noviembre. Actualmente se ha desplazado al 31 de octubre como un acto de vigilia o simplemente para pasar una tarde bonita entre familiares y amigos.

Castañas tostadas
Castañas tostadas

 

La Castanyera actual - Peruana en Barcelona
La Castanyera actual – Peruana en Barcelona

 

Adicionalmente a las castañas, también se degustan boniatos (horneados son buenísimos) y, en las tiendas de dulces o panaderías, se ofrecen los famosos “panellets“, dulces elaborados a base de una masa de almendra y azúcar recubiertas de frutos secos. Los más solicitados y más costosos son los recubiertos de piñones (que deriva del pino piñonero), pero también los encuentras en otras presentaciones y sabores.

Panellets
Panellets

Panellets y más dulces
Panellets y más dulces

 

Antes de que me preguntes si celebran Halloween aquí, te digo que sí, lo celebran tan igual que en Perú, con muchas fiestas de disfraces y niños caminando por las calles disfrazados y pidiendo caramelos.  Así que mejor continuamos con la fiesta local 🙂

El día central: 01 noviembre

Siempre me pregunté de dónde provenía esta tradición, pero ahora lo sé. Fue la misma Iglesia Católica quien instauró dicha celebración a raíz de la Gran Persecución de cristianos ordenada por el emperador romano Diocleciano. Hubo tanto mártires, conocidos y desconocidos, que la Iglesia Católica fijó un sólo día para conmemorarlos. Recién a partir del siglo IX, el Papa Gregorio IV se encargó de extender esta festividad por toda la iglesia.

Es así como hasta ahora en muchas partes del mundo se llega a celebrar con mucha devoción y respeto. Aquí en España, así como en Perú y otros países, las personas también van al cementerio a visitar las tumbas de sus seres queridos, rezarles y decorar sus nichos con flores. Muchas prefieren ir los días previos para evitar la aglomeración de gente dentro del recinto y claro, que sus seres queridos reciban este día muy bien adornados.

¿Qué hice este día? Pues visité uno de los 9 cementerios más emblemáticos de la ciudad de Barcelona, no sólo por ver similitudes con los de Perú, sino también por ver su “paisaje arquitectónico”: el de Poblenou.

Cementerio de Poblenou
Cementerio de Poblenou

 

Ya me me habían hablado de su estilo “neoclásico” pero quería verlo en vivo y en directo.  Fue inaugurado en el año 1775, pero no sería hasta el año 1819 que se promoviera su construcción de acuerdo al proyecto neoclásico del arquitecto italiano Antonio Ginesi. Al ingresar al cementerio vas a ver los pabellones normales de nichos construidos recientemente o del siglo pasado y algunas esculturas y panteones de estilo neogótico.

Uno de los pabellones principales
Uno de los pabellones principales

 

Intersección de las dos calles principales. Al fondo, monumento a las víctimas de la fiebre amarilla año 1821.
Intersección de las dos calles principales. Al fondo, monumento a las víctimas de la fiebre amarilla año 1821.

 

Panteón de estilo Neogótico (año 1881)
Panteón de estilo Neogótico (año 1881)

 

Escultura sobre una de las tumbas del sector de pabellones
Escultura sobre una de las tumbas del sector de pabellones

Pero es en la parte final del cementerio donde está la parte más interesante, la del estilo Neoclásico. Durante la hora y media que dura el recorrido (que también puedes demorar más si eres de lo que te fijas en los detalles de construcción de las sepulturas antiguas) te deslumbras con tan bonitas esculturas y panteones, y claro, a la vez te hace reflexionar sobre “lo que te llevas” y “lo que dejas” en este mundo.

Al culminar dicho recorrido, es inevitable pasar por la famosa tumba de la familia Llaudet, en donde se encuentra la escultura de “El Beso de la Muerte”. Su epitafio dice lo siguiente (traducido del catalán al castellano):

“Más su joven corazón no puede más;

en sus venas la sangre se detiene y se hiela

y el ánimo perdido con la fe se abraza

sintiéndose caer al beso de la muerte” 

Si deseas visitar este cementerio, puedes visitar su web. Fins ara!

Neoclásico
Neoclásico

 

Neoclásico
Neoclásico

 

Neoclásico
Neoclásico

 

Neoclásico
Neoclásico

 

Neoclásico
Neoclásico

 

Neoclásico
Neoclásico

 

Hasta la muerte con mi club :)
Hasta la muerte con mi club 🙂

 

El Beso de la Muerte en el Cementerio de Poblenou
El Beso de la Muerte en el Cementerio de Poblenou

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *