El Tibidabo

¡Cómo me encanta el Tibidabo!

El Tibidabo es mágico y especial para mí, pues fue ahí donde mi novio y yo nos dimos el primer beso. Un beso que cambió el rumbo de mi vida y que, tan sólo recordarlo, me llena de felicidad todos los días 🙂

¡Sus vistas!

Y no sólo por esto es que quiero hablarte del Tibidabo. La otra razón es que, desde esta montaña, podrás deleitarte de unas de las vistas más hermosas de la ciudad de Barcelona, si no es la mejor. Si te toca un día despejado, podrás apreciar el bello color del mar Mediterráneo haciendo contraste con la ciudad.

Desde el Tibidabo
Mi amiga Pamela y la vista desde el Tibidabo

El Parque de Atracciones

Hay un parque de atracciones para chicos y grandes, donde destaca una gran “rueda de la fortuna”, o “noria” como la llaman aquí, debido a sus colores encendidos y desde donde sientes Barcelona a tus pies.

La Noria del Tibidabo
La Noria del Tibidabo

El Templo Expiatorio del Sagrado Corazón

Este imponente templo se empezó a construir en el año 1902 para finalmente acabarlo en 1961. Digo imponente porque es fácilmente visible desde cualquier punto de Barcelona o alrededores, a varios kilómetros de distancia. Se aprecia mucho mejor de lejos en las noches pues las luces que la adornan lo hacen lucir tal como es, majestuoso.

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón
Templo Expiatorio del Sagrado Corazón

 

Vista desde la base del templo del Sagrado Corazón
Vista desde la base del templo del Sagrado Corazón

Aquí quiero detenerme y contarles mi experiencia al subir a lo más alto de este templo, justo debajo de la imagen de Cristo. Dentro de la iglesia hay un ascensor que te lleva hacia arriba hasta la mitad del templo. El costo es de 3.50€ por persona. Ya sé, es caro, y sí que lo es, ¡pero también es cierto que vale la pena! Una vez en esa parte, ya puedes gozar de las impresionantes vistas a los alrededores.

Vista desde la parte media del templo del Sagrado Corazón
Desde la parte media del templo del Sagrado Corazón

Sin embargo, la parte más emocionante es cuando subes por la escalerita caracol, mientras ves a tu costado derecho y a través de las ventanitas qué tan alto estás. Después de subir la última escalera de metal, llegas a la cúpula. Es preciso señalar que no es apto para los que sufren de vértigo, pues el balcón es bien angosto y sientes que estás volando. Al principio lo sufrí pero después me relajé y pude disfrutar de tan bello escenario.

Vista desde la parte alta del templo del Sagrado Corazón
Desde lo más alto del templo del Sagrado Corazón

Cómo llegar al Tibidabo en transporte público

La forma más rápida y económica es usando el Tibibús (T2A) desde Plaza Cataluña. La parada de este autobús está cerca a las fuentes de agua, en la misma cuadra de la tienda de Apple. Pasa cada 20 minutos desde las 10 am y el ticket cuesta 2.95€ (precio 2016). Llegarás en media hora aproximadamente.

Pero si eres de los que quiere ahorrar hasta ese ticket, puedes usar el del T-10 (del sistema tarifario integrado ATM) y con sólo éste considerando un sólo viaje, puedes hacer el siguiente recorrido:

  1. Partiendo desde Plaza Cataluña en el ferrocarril (FGC) línea S2, con destino hacia Sabadell, y bajas en la estación “Peu del Funicular”. Ten cuidado aquí porque puede que te toque un vagón que no tiene puerta de salida justo a esta estación. Lo dice en la parte interior de éste, si la tiene o no y puede que debas ubicarte en uno que sí la tenga.
  2. En esta misma estación está la del Funicular de Vallvidrera llamada “Vallvidrera Inferior”. Esperas a que llegue el funicular.
  3. Subes hasta la estación de funicular llamada “Vallvidrera Superior”.
  4. Saliendo de ésta, justo en la esquina y a mano derecha se ubica la estación del bus de la línea 111 que pasa cada 30 minutos, la cual usando el mismo ticket T-10 te lleva hasta el Parque de atracciones del Tibidabo.
  5. ¡Toda esta combinación de transportes se considera un sólo viaje! En caso se te acaben los viajes para regresar, puedes comprar en el mismo bus un ticket a 2.15€ para llegar a la estación del funicular Vallvidrera Superior. Luego compras otro ticket T-10 (por si tienes más viajes por hacer otros días) para continuar tu regreso.

Otra ruta, más costosa y si dispones de tiempo, es la de escoger la “integrada” y combinar el ferrocarril con el “tranvía azul” y luego el “funicular del Tibidabo”, que de hecho vale su precio por la experiencia de ir en estos medios de transporte clásicos. Más detalles aquí.

Teniendo en cuenta todo esto, podrás llegar sin dificultades. No hay excusas para no ir. ¡A disfrutar! Fins ara!

Vista desde la base del Templo del Sagrado Corazón
Vista desde la base del Templo del Sagrado Corazón

 

El Templo visto por dentro
El Templo visto por dentro

 

Otra vista desde la parte media del templo
Otra vista desde la parte media del templo

 

Otra vista desde la parte media del templo - Peruana en Barcelona
Otra vista desde la parte media del templo

 

Otra vista desde la parte alta del templo
Otra vista desde la parte alta del templo

 

Otra vista desde la parte alta del templo
Yo todavía temblando de miedo desde lo más alto del templo

 

Otra vista desde la parte alta del templo
Ya relajada observando el paisaje

 

¡La imagen del Cristo justo arriba!
¡La imagen del Cristo justo arriba!

2 comentarios sobre “El Tibidabo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *