2 años en Barcelona

¡Qué rápido pasa el tiempo!

El 11 de septiembre cumplí 2 años en Barcelona, en mi nuevo hogar, lejos de mi Piura linda o “Piuradise” como la llaman mis paisanos. Muchos se preguntarán por qué decidí dejar el “Seco de Chabelo”, el “Majado de Yuca” y las playas Máncora o Vichayito atrás. No fue una decisión fácil, pues también dejaba a mi familia, amigos, mascota y negocio familiar para aventurarme en una experiencia retadora y a la vez bella.

El culpable fue el amor. Dirás: ¡Ay! ¡Qué cursi suena eso! Pues, en algún momento yo también lo pensé; es más, siempre lo pensé. Historias de amor en las que uno deja todo por aquella persona que “te encontró” y de la que se enamoró perdidamente. En los tiempos que vivimos tan agitados y tecnológicos ya no se ve mucho este tipo de sucesos. Alguien alguna vez dijo: “nunca digas nunca”. Pues yo dije “nunca me iré a vivir fuera de mi país, no concibo la idea de irme”, y ahora estoy aquí en esta fascinante ciudad, totalmente enamorada de ella y claro, ¡de mi novio también!

Pero no vine sin un plan. Llegué matriculada en un máster en Gestión del Turismo Internacional, pues quería profundizar en la ciencia del turismo, y qué mejor que Barcelona, ciudad que ocupa el puesto 26 del TOP 100 de destinos urbanos del mundo según Hosteltur, con más de 5 millones de turistas internacionales que llegaron en el 2014. Sentía que tenía que aprender de su abundante oferta turística.

Poco a poco fui incursionando en ella, explorándola e introduciéndome en su cultura enriquecedora. Por cierto, el 11 de setiembre se celebra en todo Cataluña la “Diada” o el “día de Cataluña”, y es así como aquella vez cuando llegué al aeropuerto y mi novio me recogió, llegando a la ciudad vi tanta gente congregada a la altura de la avenida Meridiana y calles cerradas.

¡Todos han venido a recibirme! —pensé.

No tontita, es el día de Cataluña, no te creas —me dijo él.

Fue ahí cuando me enteré de la existencia del “independentismo” y de cuán hablado es el idioma catalán aquí (es uno de los idiomas oficiales de España) y fue ahí cuando pensé: “pues tendrás que aprenderlo en algún momento, te guste o no”. Los motivos ya los contaré en otra publicación.

Volviendo a lo nuestro, ¿qué más he aprovechado en estos 2 años? Pues ya te iré contando a lo largo de mi blog pero te adelanto: Barcelona es el punto de partida perfecto para conocer otras ciudades de España y de Europa pues no sólo cuenta con las mejores carreteras y autopistas del mundo sino también con un aeropuerto internacional (camino a ser un “hub”) y una red ferroviaria increíble. ¡Podrás conocer ciudades bellas y hasta algunas “atrapadas en la época medieval” en poco tiempo!

Eso sí, debes tener en consideración lo siguiente: ten cuidado de su “Gótico catalán”, de la arquitectura de Gaudí, de su comida mediterránea, de las callecitas del Borne, de la Barceloneta, de su vida nocturna y de su mar, pues te capturan en el mismo instante que estás cara a cara frente a ellos. Sentirás toda la creatividad de una ciudad a flor de piel y entenderás por qué “Barcelona inspira”. Fins ara!

Hace 2 años en el Tibidabo
Hace 2 años en el Tibidabo