Jardines de Joan Maragall

Los encontré de casualidad

Estaba paseando de noche con mi novio por Montjuic, y de pronto vi las sombras de lo que parecían unas estatuas. Estaban dentro de un “recinto” junto a un cartel indicando: “Jardines de Joan Maragall” y no se podía entrar por la hora. Así que decidí ir al día siguiente y visitarlos. ¡Cómo es posible que no los haya visto antes! Los encontré de casualidad…

Es increíble cómo a pesar de mis 3 años en Barcelona, no me haya enterado de la existencia de estos jardines. Insisto: “sigo descubriendo esta ciudad”.

Cómo llegar a ellos

Aunque Google Maps te diga que están ubicados en la Av. dels Montanyans 48, no vayas hacia allí. Te lo digo porque yo le hice caso y me di con la sorpresa de que esa puerta estaba cerrada y siempre lo estará hasta nuevo aviso. Así que tuve que dar la vuelta a los jardines para poder entrar por la Av. de l’Estadi, justo frente al Museo  Olímpico y del Deporte (cerca al estadio Lluís Companys).

Los jardines…

Cuando vas entrando, te encuentras con una pequeña fuente y una estatua, y poco a poco tienes la impresión de que estás entrando a los jardines de un palacio real. Y vaya que ésta no falló.

Entrada a los Jardines de Joan Maragall

Fueron creados a principios del siglo XX para que el rey Alfonso XIII dispusiera de amplios espacios y pueda ofrecer grandes recepciones (dentro del palacete), y también como lugar de descanso (en los jardines).

Se puede observar el Palacete Albéniz

El Palacete Albéniz está ubicado justo al centro de los jardines. Y le da ese toque “real”. Pero justo antes de llegar a la principal avenida arbolada, te detienes por la franja derecha para admirar la ciudad.

Vista a la ciudad desde los Jardines de Joan Maragall

Sigues el camino y también te detienen estas imágenes:

Árbol en los jardines de Joan Maragall

Flanco derecho Jardines Joan Maragall

Y al fin llegas al corazón de los jardines. La vista al fondo del palacete:

Vista al palacete Albéniz en los jardines Joan Maragall

Fuente principal Jardines Joan Maragall

No me canso de admirarlos. He descubierto mi lugar preferido para desconectar de la rutina diaria. Vi pocos turistas (y eso que fui un domingo).

El pequeño anfiteatro

Antes de llegar a éste, justo mirando hacia el palacete, hacia atrás, se encuentra mi escultura favorita: “Susana en el baño”. Desde ésta podrás tener la imagen principal de mi post 🙂

Escultura “Susana en el baño”

En cuanto bajas de esta parte del jardín, a manos izquierda vas a encontrar una plaza semicircular rodeada de cipreses y en medio la escultura “Serena”. Detrás de ésta, verás el pequeño anfiteatro desde un semicírculo flanqueado por bellas columnas.

Espacio semicircular en la plazoleta de Serena

El pequeño anfiteatro

 

El pequeño anfiteatro con fondo al Museo de Arte Contemporáneo

¿Te animaste a visitarlo? Espero que sí. ¡Nos vemos hasta otra publicación! Fins ara!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *