Fiesta de San Juan en Barcelona

San Juan 2017 en Barcelona

Todos los 23 de junio por la noche se celebra la verbena de San Juan (o la revetlla de Sant Joan en catalán). Y sí, seguro están pensando en la fiesta de San Juan que se celebra los 24 de junio en nuestra querida selva peruana. Pues claro, y aunque las celebraciones sean algo distintas, San Juan es único.

¿Porqué lo celebran?

Por lo que he podido apreciar en las calles y playas, y como coincide con el solsticio de verano (aunque este año el día más largo fue el 21 de junio), forma parte de una costumbre ancestral en torno al fuego, y, por contrario a como se lea, también al agua.

El fuego ahuyenta a los malos espíritus. Por ello, no es de extrañar que esta noche del 23 veamos cientos de hogueras por casi toda la orilla del mar y en algunos barrios de la ciudad, y gente cantando y celebrando alrededor de ellas.

Y por su parte el agua tiene un efecto purificador. Por eso muchos también aprovechan para darse unos baños de medianoche (en la playa claro), a la vez que celebran… con unos cuantos traguitos de más 🙂

Recordemos que el 24 de junio nació San Juan Bautista, y la Iglesia Católica lo conmemora. Entonces también es una fiesta de guardar para muchos, pero después de lo que he visto en este San Juan 2017, para muchísimos más no lo es.

Lo bonito de San Juan

Y lo que me encanta de esta fiesta es que todos, es decir, familias, amigos, abuelitos, nietos, sobrinos, primos, etc. se reúnen en la playa, en torno al fuego y no se cansan de bailar y cantar. Así todos gozan JUNTOS.

Alrededor del fuego en San Juan

 

Los fuegos artificiales. No hay rincón de Barcelona desde el que no puedas verlos. Me recuerda a la época de navidad o fiesta de año nuevo en Perú.

Este año decidimos, mi novio y un par de amigas, recibir San Juan en la playa Ocata, dentro del municipio de El Masnou, a 10 minutos en coche desde Barcelona, rumbo norte. Me encanta ir al chiringuito “Dreams”, del cual ya hablaré en otro post, pero voy adelantando que la comida es exquisita y luego la juerga se arma bien.

Toda la orilla del mar se veía adornada de hogueras, y claro, los infaltables fuegos artificiales. Aquí una pequeña prueba de ellos, y cuando ya eran aproximadamente las 2am, los fuegos artificiales no paraban. Cabe recalcar que chicos y chicas de todas las edades hacen una buena inversión para poder comprarlos en establecimientos autorizados que se reparten por toda la ciudad.

Los conciertos en la playa. Como verán, todo gira alrededor del agua, y qué mejor ocasión que festejar a orillas del mar. Estas son cosas que siempre pedía a gritos cuando vivía en Perú. Conciertos sencillos y bajo estrictas normas de seguridad, en la playa, y ¡¡gratuitos!!

Concierto en la playa Ocata

 

Lo malo de San Juan

No sé ustedes pero yo no tolero el sonido de los petardos al hacerlos estallar. En Perú los llamamos “cuetones” o también “rata blanca”. El hecho es que es algo insoportable el tener que escuchar a cada instante del día 23 (o inclusive desde el día 21 y 22), y como podrás imaginar aún más por la noche, el estruendoso repicar de estos petardos.

Esto no se detiene el 24, sino casi toda la semana siguiente pero ya con menos frecuencia. Entonces lo que recomiendo para el siguiente año, si deseas visitar Barcelona en esta época, tener muy en cuenta esto y estar prevenidos. El olor a pólvora en la ciudad es constante. No tengo la evidencia en vídeo pero lo pueden buscar en internet y sabrán a qué me refiero.

Como verán, esto es lo único malo, para mí, de las celebraciones en San Juan. Quizás para muchas personas no lo sea, y si es así, ¡pues ya tienen varias razones para no perderse esta mágica y divertida fiesta! ¡Agéndenlo!

Si desean más info, recomiendo este link de “La Meva Barcelona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *