Jardines de Joan Maragall

Los encontré de casualidad

Estaba paseando de noche con mi novio por Montjuic, y de pronto vi las sombras de lo que parecían unas estatuas. Estaban dentro de un “recinto” junto a un cartel indicando: “Jardines de Joan Maragall” y no se podía entrar por la hora. Así que decidí ir al día siguiente y visitarlos. ¡Cómo es posible que no los haya visto antes! Los encontré de casualidad…

Es increíble cómo a pesar de mis 3 años en Barcelona, no me haya enterado de la existencia de estos jardines. Insisto: “sigo descubriendo esta ciudad”.

Cómo llegar a ellos

Aunque Google Maps te diga que están ubicados en la Av. dels Montanyans 48, no vayas hacia allí. Te lo digo porque yo le hice caso y me di con la sorpresa de que esa puerta estaba cerrada y siempre lo estará hasta nuevo aviso. Así que tuve que dar la vuelta a los jardines para poder entrar por la Av. de l’Estadi, justo frente al Museo  Olímpico y del Deporte (cerca al estadio Lluís Companys).

Los jardines…

Cuando vas entrando, te encuentras con una pequeña fuente y una estatua, y poco a poco tienes la impresión de que estás entrando a los jardines de un palacio real. Y vaya que ésta no falló.

Entrada a los Jardines de Joan Maragall

Fueron creados a principios del siglo XX para que el rey Alfonso XIII dispusiera de amplios espacios y pueda ofrecer grandes recepciones (dentro del palacete), y también como lugar de descanso (en los jardines).

Se puede observar el Palacete Albéniz

El Palacete Albéniz está ubicado justo al centro de los jardines. Y le da ese toque “real”. Pero justo antes de llegar a la principal avenida arbolada, te detienes por la franja derecha para admirar la ciudad.

Vista a la ciudad desde los Jardines de Joan Maragall

Sigues el camino y también te detienen estas imágenes:

Árbol en los jardines de Joan Maragall

Flanco derecho Jardines Joan Maragall

Y al fin llegas al corazón de los jardines. La vista al fondo del palacete:

Vista al palacete Albéniz en los jardines Joan Maragall

Fuente principal Jardines Joan Maragall

No me canso de admirarlos. He descubierto mi lugar preferido para desconectar de la rutina diaria. Vi pocos turistas (y eso que fui un domingo).

El pequeño anfiteatro

Antes de llegar a éste, justo mirando hacia el palacete, hacia atrás, se encuentra mi escultura favorita: “Susana en el baño”. Desde ésta podrás tener la imagen principal de mi post 🙂

Escultura “Susana en el baño”

En cuanto bajas de esta parte del jardín, a manos izquierda vas a encontrar una plaza semicircular rodeada de cipreses y en medio la escultura “Serena”. Detrás de ésta, verás el pequeño anfiteatro desde un semicírculo flanqueado por bellas columnas.

Espacio semicircular en la plazoleta de Serena

El pequeño anfiteatro

 

El pequeño anfiteatro con fondo al Museo de Arte Contemporáneo

¿Te animaste a visitarlo? Espero que sí. ¡Nos vemos hasta otra publicación! Fins ara!

Reflexiones después del atentado en Barcelona

Mi familia estuvo aquí

La semana del 14 al 19 agosto del 2017 quedará marcada para siempre en mi mente y corazón. La tan ansiada llegada de mi hermano, cuñada y sobrino se vio empañada por el atentado en la Rambla de Barcelona y en Cambrils.

Es por esto que he decidido tocar el tema a manera de “reflexiones” sobre cómo tu vida puede cambiar inesperadamente por decisiones “equivocadas” y “perversas” de otros.

Y claro, de otro lado están las decisiones que uno toma y que terminan por ayudarte a evitar “aquello que jamás hubieras pensado ocurriría”.

Reflexión #1: “Una simple y pequeña decisión puede cambiar tu destino…”

Mis familiares nunca habían visitado Barcelona, ni España, ni Europa. Era la primera vez que cruzaban el charco. Como comprenderán, estaban muy emocionados. Cada paso que daban en el itinerario que yo escuetamente había trazado para guiarlos por la ciudad condal era maravilloso.

El trayecto comprendía: Fiestas de Gracia, Sagrada Familia, Puerto Olímpico, barrio gótico, el Born, la Rambla, Barceloneta, Tibidabo, Montjuic y finalmente Girona.

El martes 15 de agosto, ni bien llegaron, los llevé a las fiestas de Gracia. Se asombraron de toda la cantidad de gente que caminaba por entre las callecitas y que tan creativamente estaban decoradas.

Mi familia en las fiestas de Gracias 2017

El miércoles 16 de agosto fuimos a la Sagrada Familia. Desde las 11am hasta las 2pm estuvimos dentro y en la torre de la pasión. Tanto ellos como yo anonadados con toda aquella belleza modernista.

Mi familia dentro de la Sagrada Familia

Mi familia en la torre de la pasión de la Sagrada Familia.

 

 

 

 

 

 

Almorzamos en la Fonda del Port Olímpic. Nos unimos a mi novio y junto con él nos dedicamos a caminar por todo el Paseo Marítimo, Barceloneta y luego por el Born y Gótico.

Playa de la Nova Icaria

Con la Catedral de Barcelona

En Plaza Cataluña

Ese día no tenía pensado caminar por la Rambla. En mi itinerario mental, la tenía pensada para el jueves 17 de agosto en la tarde, pero como todavía había luz del día y fuerzas para seguir caminando, bajamos por la Rambla, haciendo breves paradas en casi cada kiosko para ver y/o comprar recuerditos para los amigos y familia en Perú.

Sólo llegamos hasta la altura de la Plaza Real, y exhaustos decidimos regresar a casa. Entonces les dije que “mañana” terminaríamos de recorrer toda la Rambla hasta la estatua de Colón.

Mi familia en la Plaza Real de Barcelona

Llegó el día jueves 17 de agosto. Todos seguíamos cansados y por eso nos levantamos tarde. Yo me levanté aproximadamente a las 9 am, pero como los vi tan dormidos, dejé que durmieran más horas. Perdimos toda la mañana y por eso fuimos al Tibidabo a las 4pm. (ahora que lo pienso, ese “perdimos” fue un “ganamos”)

Con mi familia en el Tibidabo

Y fue justo cuando subimos a la noria o rueda de la fortuna del Tibidabo que empezaron a llegarnos mensajes por whatsapp sobre la tragedia. Me puse nerviosa pero trataba de que no se me notara por mi sobrino. Así que continuamos.

Mi hermano y sobrino en la noria del Tibidabo.

Sin embargo los mensajes seguían llegando, llamadas y más de nuestros amigos y familiares preocupados. Lamentablemente vimos aquellos vídeos terribles de la desgracia. Se acabó el tour. Debíamos esperar a que nos informen al menos que estaba todo “controlado” y poder regresar a casa. Salimos a las 8pm.

Me pregunto: ¿qué hubiera pasado si nos hubiéramos levantado temprano y hubiéramos cumplido con el itinerario inicial? En la tarde tocaba ir otra vez a la Rambla para completarla. Felizmente no nos tocó. Una pequeña decisión lo cambió todo.

Reflexión #2: ¿Qué le dices a tu sobrino de 8 años cuando te pregunta por qué lo hicieron?

Seguíamos en el Tibidabo. Nos llegaba información de todos lados comentando que habían acordonado todo alrededor de la Rambla y Plaza Cataluña. Que toda la mayoría de establecimientos turísticos estaban cerrando y que el tráfico era un caos. Así que decidimos seguir esperando hasta que “nos botaran” de ahí.

Mi sobrino observando Barcelona desde el Tibidabo. Trataba de ubicar la Rambla.

De pronto mi sobrino se me acerca y me hace una pregunta frontal y muy directa: “tía, ¿por qué lo hicieron?”. Me quedé en blanco. Recordé por unos segundos cuando también le hice una pregunta parecida a mis padres allá por el año 87, de porqué había gente que mataba gente (vivíamos en Huancayo y tuvimos que irnos a vivir a Piura de un momento a otro por el terrorismo).

Sólo le respondí que había gente muy pero muy mala en el mundo, y que por alguna razón horrible hacen daño a la gente. Felizmente existe mucho más gente buena, buenísima, que ayuda a mucha gente y que quieren que todos estemos bien.

Reflexión #3: Existen ángeles

Esta reflexión va de la mano con la 2. Cuando logramos regresar a casa después de una hora y media de sortear calles y patrullas por toda la ciudad, vimos las noticias en la televisión. Todos los noticieros hablaban de los presuntos terroristas y la forma cómo llevaron a cabo la barbarie.

Sin embargo, también iban llegando historias de personas que ayudaron a los heridos, que cuidaban los cuerpos tirados en el suelo de la Rambla sin importar si habían más terroristas deambulando.

Al día siguiente seguía creciendo esa cantidad de historias en las redes sociales. Entonces me acerqué a mi sobrino y le dije:

¿Ves? Te dije que hay personas muy malas, pero también existen personas muy buenas, buenísimas, en mayor cantidad que las malas por todo el mundo. Ahora lo puedes ver de cerca. Gente ayudando a otras sin conocerlas, protegiéndolas, donando sangre, acogiendo a aquellos que no podían llegar a sus casas u hoteles cerca del lugar de la tragedia. Taxistas que no cobraban el servicio desde la Rambla o Plaza Cataluña a los hospitales, etc.

Su expresión de alegría me dejó tranquila.

Reflexión #4: Vivamos intensamente minuto a minuto y agradezcamos.

Se preguntarán porqué me he tomado el trabajo de contarles todo el itinerario turístico, y quizás con el riesgo de aburrirlos.

Lo he hecho sólo para reflexionar de que esto le pudo pasar a cualquiera de nosotros. Gente que llega a Barcelona y hace sus itinerarios, contratan un guía turístico o no y empiezan su recorrido, felices y gozando a cada minuto.

Estoy segura que ninguno de los heridos y fallecidos jamás pensó en que algo así ocurriría en esta ciudad. De lo que sí estoy segura es que se la estaban pasando muy bien. Padres, hijos, nietos, sobrinos, tíos que sólo pensaban en cuán felices eran, en su próximo destino, en qué iban a comer y cuántas historias contarían a sus familiares y amigos en sus países de origen.

Todos ellos eran amor, no violencia. No se lo pensaron, para nada. Por eso digo firmemente ahora que todos los que quedamos aquí NO TENEMOS MIEDO (NO TENIM POR, en catalán). Seguiremos pensando que hay muchas razones de esperanza. Hay mucha solidaridad, muchas ganas de seguir viviendo intensamente, minuto a minuto sin que nada ni nadie nos las quite. NO TINC POR. Fins ara!

Ofrendas florales en la Rambla en memoria de las víctimas del atentado.

Vídeo de Pol Turrents

Fiesta de San Juan en Barcelona

San Juan 2017 en Barcelona

Todos los 23 de junio por la noche se celebra la verbena de San Juan (o la revetlla de Sant Joan en catalán). Y sí, seguro están pensando en la fiesta de San Juan que se celebra los 24 de junio en nuestra querida selva peruana. Pues claro, y aunque las celebraciones sean algo distintas, San Juan es único.

¿Porqué lo celebran?

Por lo que he podido apreciar en las calles y playas, y como coincide con el solsticio de verano (aunque este año el día más largo fue el 21 de junio), forma parte de una costumbre ancestral en torno al fuego, y, por contrario a como se lea, también al agua.

El fuego ahuyenta a los malos espíritus. Por ello, no es de extrañar que esta noche del 23 veamos cientos de hogueras por casi toda la orilla del mar y en algunos barrios de la ciudad, y gente cantando y celebrando alrededor de ellas.

Y por su parte el agua tiene un efecto purificador. Por eso muchos también aprovechan para darse unos baños de medianoche (en la playa claro), a la vez que celebran… con unos cuantos traguitos de más 🙂

Recordemos que el 24 de junio nació San Juan Bautista, y la Iglesia Católica lo conmemora. Entonces también es una fiesta de guardar para muchos, pero después de lo que he visto en este San Juan 2017, para muchísimos más no lo es.

Lo bonito de San Juan

Y lo que me encanta de esta fiesta es que todos, es decir, familias, amigos, abuelitos, nietos, sobrinos, primos, etc. se reúnen en la playa, en torno al fuego y no se cansan de bailar y cantar. Así todos gozan JUNTOS.

Alrededor del fuego en San Juan

 

Los fuegos artificiales. No hay rincón de Barcelona desde el que no puedas verlos. Me recuerda a la época de navidad o fiesta de año nuevo en Perú.

Este año decidimos, mi novio y un par de amigas, recibir San Juan en la playa Ocata, dentro del municipio de El Masnou, a 10 minutos en coche desde Barcelona, rumbo norte. Me encanta ir al chiringuito “Dreams”, del cual ya hablaré en otro post, pero voy adelantando que la comida es exquisita y luego la juerga se arma bien.

Toda la orilla del mar se veía adornada de hogueras, y claro, los infaltables fuegos artificiales. Aquí una pequeña prueba de ellos, y cuando ya eran aproximadamente las 2am, los fuegos artificiales no paraban. Cabe recalcar que chicos y chicas de todas las edades hacen una buena inversión para poder comprarlos en establecimientos autorizados que se reparten por toda la ciudad.

Los conciertos en la playa. Como verán, todo gira alrededor del agua, y qué mejor ocasión que festejar a orillas del mar. Estas son cosas que siempre pedía a gritos cuando vivía en Perú. Conciertos sencillos y bajo estrictas normas de seguridad, en la playa, y ¡¡gratuitos!!

Concierto en la playa Ocata

 

Lo malo de San Juan

No sé ustedes pero yo no tolero el sonido de los petardos al hacerlos estallar. En Perú los llamamos “cuetones” o también “rata blanca”. El hecho es que es algo insoportable el tener que escuchar a cada instante del día 23 (o inclusive desde el día 21 y 22), y como podrás imaginar aún más por la noche, el estruendoso repicar de estos petardos.

Esto no se detiene el 24, sino casi toda la semana siguiente pero ya con menos frecuencia. Entonces lo que recomiendo para el siguiente año, si deseas visitar Barcelona en esta época, tener muy en cuenta esto y estar prevenidos. El olor a pólvora en la ciudad es constante. No tengo la evidencia en vídeo pero lo pueden buscar en internet y sabrán a qué me refiero.

Como verán, esto es lo único malo, para mí, de las celebraciones en San Juan. Quizás para muchas personas no lo sea, y si es así, ¡pues ya tienen varias razones para no perderse esta mágica y divertida fiesta! ¡Agéndenlo!

Si desean más info, recomiendo este link de “La Meva Barcelona”.

Sant Jordi 2017

Romántico Sant Jordi

Leyenda

Cuando recién llegué a Barcelona, me contaron varias historias sobre por qué los catalanes celebran el romántico Sant Jordi, un 23 de abril de todos los años. Pero me quedo con la mágica, con la del dragón, el caballero y la princesa. Y fue en mis clases de catalán donde, en un audio tan limpio, la escuché y quedé encantada, como si fuera una niña otra vez.

Había una vez un reino donde todos sus pobladores vivían tranquilamente junto a sus reyes y princesa. De pronto un día, apareció un dragón malvado aterrorizándolos. Fue así como para apaciguar su hambre, todos acordaron ofrecerle ovejas, cada día. Sin embargo, las ovejas se acabaron. Así que acordaron algo más macabro. Todos los días harían un sorteo entre todos los habitantes del reinado, incluyendo la familia real, y escoger a una persona para ofrecerla al dragón.

Y un día le tocó a la princesa. Los reyes lloraban desesperados pero no podían dar marcha atrás. Felizmente, justo en el momento que el dragón iba a devorarla, apareció un noble caballero quien, con una lanza muy larga, lo hirió de muerte en el corazón. Sorprendentemente, de la sangre derradamada, brotaron muchas rosas. El caballero cogió una de ellas y se la dio a la princesa en señal de amor, y se fue.

Es por esto que, como tradición, el hombre regala una rosa a la persona por la que siente algo muy especial, y por el contrario, la mujer, regala un libro. (Lo del libro hasta ahora no me queda claro, pero pueden tener más info aquí)

¿Qué sucede en Barcelona?

¡Chica¡ Si te olvidaste de comprarle un libro a la persona que más quieres, y se te ocurre hacerlo el mismo día de Sant Jordi en Barcelona… pues ahora te cuento lo que te vas a encontrar.

Multitud de gente en La Rambla

Esta foto fue tomada en La Rambla, uno de los puntos turísticos más importantes y visitados por muchísimos turistas, y claro, es el lugar perfecto para aprovechar en vender libros y flores. Desde un extremo a otro, aproximadamente puedes demorar en caminar una hora y media, no porque sea larga, sino por toda la cantidad de compradores de última hora, románticos o también curiosos que se acercan a comprar o a gozar de este día.

En cada esquina del centro y barrios de Barcelona encontrarás pequeños puestos de venta de rosas y/o libros como este:

Puesto de venta pequeño de flores

Pero también encontrarás grandes puestos de venta como este:

Puesto de venta grande de libros

Hay de todo y para todos los bolsillos.

Debo ser sincera. Yo olvidé comprarle un libro a mi novio, así que a manera de excusa para ver cómo se vivía esta “fiesta” en la ciudad, le pedí me acompañara a algunas librerías y así él pudiera escoger su libro. Craso error. La librería a la que fuimos estaba infestada de gente, pero ya no había marcha atrás. Entonces mi consejo para tu siguiente Sant Jordi en la ciudad condal es comprar con mucha anticipación.

En cuanto a las rosas, siempre las va a encontrar, pues los puestos de venta se reparten por toda la ciudad. Los arreglos florales que he visto desfilar por las calles son increíbles. Y esto es lo bonito de este día. Muchas parejas caminando felices, uno con su libro y la otra con su rosa o gran ramo de rosas.

Lugares emblemáticos como la Casa Batlló también “se visten” de rosa 🙂

Casa Batlló en Sant Jordi 2017

¿Qué más?

Ese mismo día, y antes de ir al centro de Barcelona, decidimos ir a Montgat, pues aquí, como en otros pueblos, habían muchas más actividades por Sant Jordi.

Una de ellas, y la que siempre quise ver de cerca, era un castell, o castillo humano formado por los famosos “castellers“. Éstos son un conjunto de personas que comparten este mismo objetivo. El siguiente vídeo se los cuenta tal cual:

Finalmente, y como para recordarte nuevamente lo que “no debes hacer”, me despido con un pequeño vídeo de lo vivido en La Rambla y Plaza Cataluña aquel 23 de abril del 2017. Feliç Sant Jordi!

Fins ara!

Carnaval Barcelona y Sitges

Carnavaaal Carnavaaal

¡Qué bonito es el carnaval en Barcelona y Sitges! Aunque sea en invierno. Claro, es que yo estoy acostumbrada a los carnavales “de nuestras tierras” en medio del calor sofocante del verano austral 🙂 . Lo cierto es que las bajas temperaturas no son ningún impedimento para disfrutar a lo grande y bailar sin parar.

¿Y por qué se celebran los carnavales?

Desde que llegué, debo admitirlo, nunca supe porqué los celebraban (ni en Perú). La verdad es que tiene que ver con un tema religioso. Para los cristianos, los carnavales terminan 40 días antes del inicio de Semana Santa, es decir antes del Domingo de Ramos. Es por esto que este año 2017 empezaron el 23 de febrero y culminaron el 01 de marzo.

Estos 40 días simbolizan la “Cuaresma”, período en el cual todo buen cristiano se abstiene de “todo vicio”, cualquiera que sea éste. Ahora puedes entender, amable lector, el porqué la gente aprovecha estas fiestas para dar rienda suelta a todo tipo de desenfreno, en cuanto a celebración se refiere, ¡ojo! 🙂

Te contaré lo que vi en los días principales de estos 2 carnavales.

Carnaval de Barcelona

Sólo estuve presente en el día de inicio del Carnaval en Barcelona, ya que los días posteriores, cada barrio de la ciudad celebra sus propias fiestas, y realizan actividades, especialmente gastronómicas, tanto para niños como para adultos.

El jueves 23 de febrero salieron del Palau (“Palacio” en castellano) de la Virreina, los 7 embajadores del Carnaval, quienes representan a las antiguas villas de la ciudad, pero también a las virtudes y vicios del ser humano.

Recorrieron parte de la Rambla, la calle Ferrán (una de las más conocidas de la ciudad), y llegaron a la Plaça Sant Jaume, donde, frente a todos los asistentes, recibieron al Rey del Carnaval en el Ayuntamiento de Barcelona. Éste dio la bienvenida y declaró el inicio de los Carnavales.

Los 7 embajadores en el Ayuntamiento de Barcelona

Se aprovechó este momento para también celebrar la Taronjada, la cual es una “batalla” de globos enormes color naranja y también de “pica pica” (o confeti). Lo disfruté tanto como una niña.

Carnaval en Sitges

Este carnaval no necesita mucha presentación y “palabras”, pues las imágenes y vídeos revelan su esencia: “pura diversión y desenfreno”.

Si planeas viajar en esta época hacia Barcelona, te sugiero indiscutiblemente considerar el Carnaval de Sitges en tus actividades de turismo. Cabe indicar que Sitges es considerada la capital gay europea, entonces ya te podrás imaginar todo el glamour que le ponen a sus disfraces, comparsas, y, lo más importante, la juerga que te hará vibrar durante todos los días que dura éste.

Paisaje en Sitges

Las ruas  o caminos que siguen los colectivos de danzantes, tamboristas y reinas de todo Sitges tienen lugar desde el mismo jueves (23 febrero este año), el sábado, domingo y finalmente la más importante, la del martes antes del miércoles de ceniza. En el miércoles de ceniza se entierra al Rey del Carnaval,  es decir, se anuncia el fin de los carnavales y de todo “desenfreno”.

Sólo fui el día sábado 25 y martes 28, pero fue suficiente para dejarme sorprendida de todo el montaje y espectáculo que tiene cada colectivo. Por ejemplo el sábado vi a tamboristas y demás instrumentistas musicales tocando varias batucadas que te motivaban a bailar, aunque no quisieras.

Luego todos y todas paseaban por la ciudad disfrazados de todo lo que te puedas imaginar…

Mis amigos los policías

Mis amigos los policías 2

La Calle del Pecado en Sitges

Gatúbelos

El día martes 28 febrero tuvo lugar la última rua, la llamada “Rua del Extermini”, recorriendo las principales calles de Sitges. Y es la que más me gusta 🙂

Carnaval de Sitges
Collage de bellos

 

Perú, Argentina y Chile

 

Bellas y bello

Ese día la fiesta seguro que duró hasta tempranas horas de la mañana, pero yo y mi amiga la “Chilena en Barcelona” nos fuimos a las 2:30 am, y a esa hora sólo estaba empezando el desenfreno.

No puedo dejar de mencionar a la gran pareja de esposos recién casados que conocimos viendo las carrozas y disfraces. ¡Estos chicos nos hicieron la noche! Y nos hicieron conocer su mundo, su felicidad, y sobre todo, su bonita amistad.

Salud y…fins ara!

Fiesta de Santa Eulalia

¿Quién es Santa Eulalia?

Aunque existan todavía varias dudas sobre su vida, lo cierto es que Santa Eulalia es muy querida en Barcelona. Copatrona de ésta, junto a la Virgen de las Mercedes, o La Mercè, su festividad es considerada “La Fiesta Mayor de Invierno” de la ciudad. Es entre los días 10 y 12 de febrero. Vamos a conocer un poco de su leyenda…

En el año 304 D.C., el emperador Diocleciano envió a Barcelona al gobernador Dacià para cumplir la misión de perseguir y someter a todo cristiano en la península Ibérica. Al enterarse de esto, una niña de tan sólo trece años, llamada Eulalia, decidió hacer frente al gobernador, explicarle el motivo de su fe, al igual que el de muchos seguidores, y que no iba a renunciar a ella.

Entonces Dacià, furioso por tal atrevimiento ante el Imperio Romano, mandó a la niña a sufrir tantas torturas como años de edad tenía. Fue azotada por las calles de la ciudad, flagelada, golpeada con garfios, le rociaron aceite hirviendo sobre sus heridas en el cuerpo, entre otras terribles torturas. Finalmente murió crucificada en la cruz, y mientras intentaban quemarla, su alma salió de su boca en forma de una paloma blanca.

Fue enterrada pero quedó en el olvido hasta el año 877 cuando encontraron su cuerpo en la Iglesia Santa María del Mar para luego ser reubicada en la Catedral de Barcelona. Es así como a partir de este momento esta gran niña fue considerada como heroína entre los cristianos de la ciudad y se popularizó su devoción. Fue canonizada y posteriormente nombrada patrona de Barcelona.

¿Por qué es copatrona con la Virgen de “La Mercè”?

Cuenta otra leyenda -cómo me encantan las leyendas de esta ciudad- que cada vez que se celebra la fiesta de la Mercè el 24 de setiembre, casi por coincidencia, cae una lluvia fuerte. Dicen que es Santa Eulalia, llorando porque pierde protagonismo y se siente triste pues ella fue la primera patrona de Barcelona.

Esa es la leyenda, pero lo cierto es que Santa Eulalia sí fue la patrona de Barcelona hasta 1868. En este año nombraron a la Virgen de la Mercè como patrona oficial de la ciudad. Los motivos ya los detallé en mi publicación sobre la Fiesta de la Mercè 🙂

Algunos devotos de Santa Eulalia estaban desconcertados durante dicha ceremonia, y reclamaron a pedradas ante las autoridades presentes. Fue así como ante esta situación, Santa Eulalia fue nombrada copatrona de Barcelona.

Ahora, ya que estamos ubicados en el tema histórico, vayamos al grano.

Celebración

Desde el día 10 de febrero hasta el 12, día central, se realizan una serie de actividades. Me encantaría ser un pulpo y poder cubrir todas. Sólo contaré sobre aquellas a las que fui, pues también depende del tipo de actividad que disfrutan más. Recuerden que son los niños los protagonistas en esta festividad. Eulalia era una niña.

Exhibición de las gigantas y gegantones

El viernes 10 de febrero fui al Palau de la Virreina donde estaban siendo exhibidas las gigantas y gegantones de todos los barrios de Barcelona. En especial de “la gegantona Laia” de Barcelona, representando a aquella niña de 13 años de la que hablábamos al comienzo de esta publicación.

Santa Eulalia

Las Gigantas y Gegantones de Barcelona que sólo por esta fiesta se hacen llamar “Laies”

Geganta petita del Pi

Todas ellas saldrían en su recorrido el día central, el 12 de febrero, partiendo desde la plaza Sant Josep Oriol, en pleno centro de la Ciutat Vella.

Espectáculos de luz

Durante estos 3 días, el barrio Gótico y el Born derrochaban espectáculos de luz dentro de sus patios más emblemáticos durante la noche, algunos novedosos y modernos, y otros clásicos y sumamente artísticos. Dichas creaciones fueron realizadas por artistas de la luz de reconocido prestigio, junto a alumnos de las escuelas de arte, diseño, iluminación y arquitectura de esta ciudad.

El primero en destacar es el ya clásico mapping sobre la fachada del ayuntamiento de Barcelona:

Continué caminando por el Gótico en dirección hacia la Catedral, y me di con la sorpresa de esta puesta en escena del “Temps-passa-temps-passa“, que en castellano significa “El tiempo pasa, el tiempo pasa”. Era un llamado a la reflexión de lo que hacemos con nuestro tiempo, de disfrutarlo a tope porque “pasa”. Este mapping sobre la fachada de la Casa de l’Ardiaca (sede del Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona, o archivo histórico de la ciudad de Barcelona) también se realizó con motivo de la celebración del centenario de su creación. ¡Motivo para hacer una visita a este centro!

Mapping sobre la fachada de la Casa de l’Ardiaca

La Fuga

ADN_BCN

 

 

Elogi de l’ombra o Elogio de la sombra.

BO8 espectáculo que evoca la llegada de la civilización romana y la construcción de la nueva Barcino (nombre antiguo de Barcelona)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego decidí irme hacia el barrio del Born, y me topé con el “Foc de llar” que en castellano significa “Fuego de hogar”. Fue realizado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. En este simbolismo transmiten dos cosas, el triunfo del consumismo representado en un cochecito de supermercado, y a la vez, todo lo que una persona sin hogar puede llevar en él, pues ha renunciado al “progreso inhumano del capitalismo”.

Foc del llar o Fuego del hogar

Y fuera del Mercado del Born vi esta belleza:

Plaça Comercial, fuera del Mercado del Born

Actividades adicionales

El Ball de l’Àliga o baile del águila en la iglesia Santa María del Mar

En las tardes me dediqué a observar dos eventos muy típicos en estas festividades: el de los “correfocs” o correfuegos en castellano y “els batecs de la Laia” o los latidos de Laia, conformado por un grupo de entusiastas bateristas, niños y adultos que disfrutan al son de la música, generalmente de una batucada, ¡la cual adoré!

En la noche del sábado, fui a la Catedral a ver un espectáculo de danza en el que escenificaban a la niña Eulalia y sus terrible torturas, en la cual destacaron su delicadeza y a la vez fortaleza. Fue una noche mágica dentro de tan maravilloso recinto pues la música también me envolvió al ritmo de la danza de Laia.

Espectáculo de danza de Eulalia

Fin de la danza de Eulalia en la Catedral de Barcelona

Y ya el día domingo en la tarde asistí a la última actividad, el tan mencionado desfile o recorrido de las Laias partiendo desde la Plaça de Sant Josep Oriol, pasando por la calle dels Banys Nous (en la plaza de la Catedral) y culminar en la clásica Plaça Sant Jaume.

Me despido con una última foto que me gusta mucho. Este último recorrido de las Laias perdiéndose por entre la multitud de seguidores fieles a sus tradiciones. Tan igual como en mi Perú. Fins ara!

Recorrido de las Laias por entre la multitud

Peruanas en Montserrat

La Montaña de Montserrat

Antes de dar rienda suelta a lo que fue mi última experiencia en la montaña de Montserrat, explicaré cómo es y por qué es tan conocida, para los que nunca han ido.

Se trata de un macizo, o conjunto de montañas con características uniformes, ubicado al sudoeste de Barcelona, aproximadamente a 50kms de ésta. Destaca por su peculiar morfología, similar a la de unos dientecillos de sierra, casi afilados pero a la vez redondeados. Su nombre se debe a esto. En catalán, la palabra mont significa “monte” y la palabra serrat, “serrado”.

Tanto de lejos como de cerca se ve así. No hay más vueltas que darle. Inclusive desde un avión:

Montserrat vista desde un avión. Esta foto la tomé cuando viajaba hacia La Haya desde Barcelona 🙂

Casi en la parte media de la montaña se encuentra la Basílica de Montserrat, la cual es impresionante y vista desde la Cruz de San Miguel (ya verán fotos) me pregunto, ¿cómo han hecho para construir semejante estructura en todas esa montaña rocosa? ¿cuántos años les llevó construirla? Será motivo de investigación para una siguiente publicación 😉

Dentro de la basílica se encuentra la imagen de la Virgencita de Montserrat, patrona de la comunidad de Cataluña. También conocida como “La Moreneta”, porque es morena. No me canso de ir a verla, me da paz. Es visitada por mucha gente local y extranjera. Se darán cuenta cuando vayan. Sobre todo en las misas, como me tocó esta última vez:

Misa en la basílica. Al fondo y en medio, la Virgen de Montserrat.

Sigamos ahora con la aventura, para que puedan entender por qué es considerada “el corazón de Cataluña”.

¿Cómo llegar?

Muchas veces he visitado Montserrat, pero debo reconocer que siempre la visitaba con mi novio en coche o en moto. Nunca usaba el transporte público porque nunca lo necesité. Sin embargo desde el año pasado, varias amigas peruanas van llegando de visita, así que me veo en la necesidad de usarlo.

Entonces, aprovechando la visita de dos amigas que trabajan en LATAM (¡y seguirán viniendo más a menudo porque ahora los vuelos Lima-Barcelona-Lima son directos!) decidí llevarlas a Montserrat porque querían una magnífica primera impresión de los alrededores de Barcelona.

Desde Plaza España (llegan en las líneas de metro 1 y 3) cogimos el tren hacia Manresa (R5 de Ferrocarriles de Cataluña). Sugiero ir temprano en la mañana a la estación (tengan en cuenta que el tren tiene salidas cada hora. Nosotras llegamos con las justas al de las 9:36 am) para comprar el billete o ticket combinado “tren + cremallera” que cuesta 19.30€, pues es lo más práctico. Al llegar a la estación de tren del “Monistrol de Montserrat”, bajan e inmediatamente pueda ser que salga la cremallera hacia arriba al monasterio y los deje por no haber comprado con anticipación el billete de la cremallera. Si la pierden, tienen que esperar una hora más para el siguiente turno.

Como habrán podido apreciar en el vídeo, las vistas son bonitas desde la cremallera. También sugiero que se ubiquen del lado izquierdo de ésta y puedan hacer buenas fotos.

Otra forma de subir es en teleférico. Hasta ahora no lo he podido coger pero también será motivo para otra publicación 🙂 Aquí más info sobre horarios del tren, teleférico y cremallera.

Cuando llegas al monasterio, encontrarás todo esto:

Monasterio de Montserrat

Mis amigas observando el paisaje desde la plaza del monasterio

Estaciones de los funiculares y cremallera

Al fondo la Cruz de San Miguel

La aventura en Montserrat

Después de saludar a la Virgencita de Montserrat, nos dirigimos hacia la Cruz de San Miguel por el camino de peregrinaje del mismo nombre. Empieza justo al costado de la plaza Abat Oliva. Es un poco de subida paro nada difícil. He visto niños corriendo como si nada. El camino es empedrado (piedras pequeñitas) y de pronto te sentirás en un bosque, a la vez que disfrutas del paisaje de los precipicios. Tiene varias plazoletas donde los peregrinos descansaban.

Camino hacia la Cruz de San Miguel

En el camino de San Miguel y atrás el monasterio.

¡A volar! Seguimos en el camino de San Miguel

Llegamos a una intersección. Hacia el lado izquierdo los lleva hacia el mirador de la cruz de San Miguel y si siguen recto, inmediatamente llegan a la capilla de San Miguel. La foto por excelencia de Montserrat la tomarán en la cruz.

Mi amiga y al fondo el monasterio y parte de la montaña de Montserrat

Atrás de mi amiga, la cruz de San Miguel y el Monasterio de Montserrat.

Las tres y la Cruz de San Miguel

Dejamos atrás la Cruz de San Miguel y nos dirigimos al funicular de Sant Joan. ¿Por qué ahí? Porque queríamos explorar la cima de la montaña, dentro de lo que estaba a nuestro alcance.

El costo del billete es de 10.50€ ida y vuelta. Éste también lo puedes comprar desde Plaza España pero no lo hicimos porque yo no estaba segura de qué funicular tomar a la cima. Por eso les recomiendo siempre revisar cualquier información en internet antes de emprender el camino. Les puede salir más barato.

Subiendo en el Funicular de Sant Joan

Y es así como llegamos al “Pla de les Tarántules” o Llano de las Tarántulas (si veía una tarántula, no sé qué hubiera hecho) y nos dirigimos rumbo al mirador de Sant Joan (donde está la Ermita del mismo nombre). Las vistas son maravillosas:

Vista desde la estación superior del funicular de Sant Joan

Camino hacia el mirador de Sant Joan

Rumbo al mirador de Sant Joan

Y llegamos al mirador de Sant Joan:

Mirador de Sant Joan

A partir de este lugar, puedes decidir en regresar o seguir el camino hacia la Ermita de Santa Magdalena y hasta la cima. Nosotras decidimos ir a la cima. El camino hasta allí es un poco escabroso, pues después de pasar por casi debajo de una gran roca y un puente muy angosto, subimos por unas escaleras un tanto angostas. Felizmente hay una cuerda de la que se pueden agarrar para evitar algún resbalo.

Camino hacia la Ermita de Santa Magdalena

Puente angosto

¡La escalera! Momento en el que una de mis amigas decidió regresar. Le dio vértigo.

Seguimos subiendo por un caminito angosto y en el que nos ayudamos de algunas ramas secas y fuertes para impulsarnos. Luego una buena subida por un camino rocoso y llegas a este sector:

Estábamos imparables, si ya habíamos llegado hasta ahí, debíamos llegar si o si a la cima. Entonces seguimos subiendo otra vez por el camino rocoso y llegamos a ella. No puedo describir con palabras lo que vimos. En serio les digo que si está en sus posibilidades, vayan hasta arriba (claro, si el clima lo permite). Sentí mucha felicidad, lo verán en mi cara.

En la cima de Montserrat

¡Felices de llegar a la cima!

Cima de Montserrat y al fondo el mar

Finalizo esta publicación con el vídeo que grabé al llegar a la cima. Valió la pena el esfuerzo y cansancio.  El clima estuvo propicio para esta maravillosa aventura.

¡Gracias Virgencita de Montserrat por todo! Fins ara!

Perú 2 años después

El reencuentro limeño

Esperé exactamente 2 años y 3 meses para volver, de visita, al Perú. No lo hice antes por temas de estudios. Además, esperaba el momento propicio para que sea una temporada larga y muy importante como lo son las Navidades. Les voy a contar cuál fue “mi experiencia personal” de reencuentro con ese país que tanto queremos y cuáles son mis reflexiones al respecto.

Cuando aterrizaba el avión en el aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima, no voy a negar que se me cayó una lágrima. La ciudad seguía tan gris, tan nublada, tan tugurizada, que igual la adoré… hasta que salí del aeropuerto.

Vista del Callao desde el avión

Algunos me dirán: “Laritza, llegaste en plena época navideña, por eso la gente maneja de una forma desquiciada”. ¡No señores! ¡Así no juega Perú! ¿Por qué continuamos siendo bestias al manejar un vehículo? ¿Qué tiene de malo dar el pase a otro carro para que no se siga formando un atolladero del lado derecho? Podría pasarme días enteros contando todo lo que vi sólo saliendo del aeropuerto hasta mi casa. Pero aún así le sigo queriendo. Me gustaría saber qué pensarían los turistas de verdad, aquellos que pisan Perú por primera vez.

Reflexión #1: “Empieza por cambiar tú mismo, sé más tolerante y da el ejemplo. Hagamos una cadena del cambio por favor. Se los pido”.

Cambiando de tema. ¡Me reecontré con Barranco! Hasta ahora me sigue encantando. ¿Qué será? ¿Su espíritu y encanto bohemio, parecido al de Barcelona? Quizás.

En Barranco con una amiga

Los amigos en Lima y la comida

Por otro lado, vi a muchos amigos con quienes tenía pendiente una visita o una risa a carcajada. Lo necesitaba. Sentí que los había visto hace una semana. A algunos les brotaron más canas que a mí, pero después todo seguía igual en sus físicos, con excepción de sus proyectos personales. Conversaban de todo un poco y se reían de algo que yo no sabía, de algo que me perdí durante esos dos años. Por más que trataban de contarme lo acontecido, de todas formas no entendía el por qué de tanta risa. “Es que debiste estar ahí…”, me dijeron. Lo sé.  🙁

Comí despiadadamente todo lo que me servían a la mesa. El sabor del limón peruano es único en el mundo por ese puntito de acidez exacto que hace del ceviche un plato exquisito.

Ceviche en Lima

No sólo fue ceviche, sino también Pollo a la Brasa, Arroz chaufa, etc. Dios, podría seguir nombrándolos todos hasta reventar mis glándulas salivales. Mejor me detengo. ¡Qué lindo y rico es conversar y comer a la vez!

Finalmente, llegó mi novio de Barcelona y empalmamos una ruta osada desde el aeropuerto, junto con mi tío, pasando por San Martín de Porras hasta el centro de Lima. Le dije bien clarito: “Si quieres conocer el verdadero tráfico en una ciudad, a Lima debes ir”. Pobre, no se lo esperaba pero después de todo, llegamos a recorrer el Jirón de la Unión, visitar la Plaza San Martín, la Plaza de Armas de Lima, la Catedral de Lima y el tan bonito Congreso de la República, gracias a un gran amigo. Vi a unos cuantos señores de la patria pasar por mi lado, y entró en mí un ser demoníaco, que por momentos me provocaba gritarles: “¡Por favor, hagan algo por el Perú!”.

Reflexión #2: “Si regresas a tu país después de algunos años, no creas que el tiempo se ha detenido. Cada persona ha seguido su vida con o sin ti. Lo único que no cambia es nuestra comida exquisita”.

Fotos del Centro de Lima

El reencuentro piurano

Este punto es muy sensible para mí, pues mi familia nuclear y amigos de toda la vida están aquí.  Ese abrazo con los tuyos no tiene adjetivos con los cuales describir tanta emoción. Quizás es mágico.

¿Cómo encontré a Piura después de 2 años? Pues que avanza a pasos pequeñísimos. Con todo el potencial que tiene en recursos naturales, ya debería estar mucho mejor, en cuanto a infraestructura vial y urbana, que otras ciudades del Perú o inclusive de Latinoamérica. Pero algunas personas no lo ven, sobre todo nuestras dignas autoridades municipales y del gobierno regional que no ponen a disposición de su población todas las herramientas necesarias para una convivencia armoniosa y limpia.

Reflexión #3: “Y va de la mano con la reflexión #1. El cambio empieza por uno mismo. De locos es querer conseguir resultados diferentes con acciones iguales”.

Sea lo que sea, de todas maneras adoro caminar por la avenida Grau (claro está, ¡en verano no!) con mi sombrero de ala ancha hecho en Catacaos. Sentarme en una banquita de la Plaza de Armas comiendo un helado de El Chalán. Es simplemente el “estar ahí” lo que encanta. No sé si usted, amigo lector, siente lo mismo que yo cuando regresa a su ciudad después de un tiempo prolongado de ausencia.

Por otro lado, aproveché en visitar aquellas playas a las cuales nunca había ido y otras a las que ya había ido pero nunca hecho algo diferente. ¡Cómo me pesa en el alma no haber hecho todo esto antes! Por ejemplo, varias veces visité Colán y nunca fui a la iglesia San Lucas de Colán (¡y es el primer templo cristiano construido en las costas del Pacífico Sur por los evangelizadores españoles!)

Fotos en playa Colán, incluyendo la Iglesia San Lucas de Colán.

 

De Vichayito y Los Organos siempre estaré enamorada. Esta vez hice algo diferente. Subí a la tirolina o zipline en Máncora (Eco Fundo La Caprichosa). Lo recomiendo totalmente. Son 4 tramos, de los cuales, el primero tiene una longitud de 800 mts y un desnivel de 150 mts de altura. Super emocionante.

Las playas que nunca había visitado eran: Cabo Blanco, El Ñuro, Zorritos, Bocapán. Cada una tiene su encanto. Recomiendo totalmente el trayecto por la carretera de trocha entre El Ñuro y Cabo Blanco. Es un territorio seco, agreste y desolado frente al mar, pero hermoso.

Sin embargo, la playa que más me impactó fue Cabo Blanco, por varios motivos: el ceviche, las vistas al mar y su deteriorado “Fishing Club”. ¡En Cabo Blanco probé uno de los mejores ceviches de mi vida! La playa sola es muy bonita con los botes de los pescadores adornando el paisaje. Y lo que quedó del Fishing Club, aquel que fuera visitado en los años cincuenta por famosos de la talla de Marilyn Monroe, Paul Newman y el tan recordado Ernest Hemingway. Hay tantas cosas que se pueden hacer ahí… ¡tantas! Aquí una muestra de todo esto:

Vista al mar desde el Restaurante Cabo Blanco en playa “Cabo Blanco”

Reflexión #4: “Antes de salir de tu país para vivir en otro, procura conocer bien tu región. Créeme, después te arrepentirás”.

Finalmente, los reencuentros con más familiares y amigos se siguieron dando hasta un punto en que “pasó la euforia”, “todos volvieron a su rutina”, porque claro, todo continuó su rumbo mientras yo estaba en Barcelona. Por momentos me sentía desubicada, como si ya no fuera de ahí, como si ya no perteneciera a mi país…

…Sin embargo, ese sentimiento, a la vez, te empuja a volver a tu nuevo hogar con más fuerza, con más perseverancia en lo que haces y con más ganas de dejar en alto el nombre de tu país. De mostrarles a todos de dónde vienes, y que por sobre todas las cosas no tan agradables que pueden haber ahí, siempre existe gente como tu familia y amigos que hacen la diferencia, y tratan de hacer de este país un lugar mejor.

Reflexión #5: “Ama tu país por sobre todas las cosas. Tu identidad proviene de ahí”.

¡Hasta pronto familia y amigos! ¡Hasta otra vez! Fins ara!

Peruana en La Haya

 La Haya (Den Haag)

Recibí la invitación de una amiga de mi colegio. Cómo no aceptarla si iba a volver a ver también a su bella bebita. Y claro, también fui porque quería darle una segunda oportunidad a La Haya (Holanda)

La primera vez que fui fue en febrero 2016. Fue de pasada, pues esta amiga del colegio recién acababa de dar a luz. Entonces, junto a otra amiga del colegio, su compañera y mi novio decidimos viajar a Holanda para conocer Ámsterdam y conocer a la bebé en La Haya, aunque sea unas horas.

Mi primera impresión no fue tan buena, pues la vi oscura y fría (claro pues, ¡si vas en febrero hace frío!, con temperaturas de entre -1ºC a 3ºC) cuando paseábamos en el carro conociendo la ciudad. Sólo bajábamos de éste para tomarnos fotos en el Palacio de la Paz, el Parlamento Holandés y el museo Mauritshuis. Como verán queridos lectores…¡así no se conoce una ciudad!

Vista al Palacio de la Paz en La Haya
Vista al Palacio de la Paz en La Haya

Parlamento Holandés en La Haya
Parlamento Holandés en La Haya

Sin embargo, esta segunda vez que la he visitado por 5 días, y en mes navideño, el panorama cambia totalmente. Y es que es otra cosa caminar por sus calles con una persona local, perderte en la ciudad, pasear en bicicleta y con menos frío.

Cómo llegar a La Haya

Desde Barcelona puedes llegar en vuelos directos a Ámsterdam o a Rotterdam. Pero lo que sí me recomendó mi amiga es que vuele directo a Amsterdam (2 ½  horas de vuelo), a pesar de que Rotterdam está más cerca a La Haya según el mapa. Esto porque el transporte público de Rotterdam hacia La Haya no es tan fluido y adecuado. En cambio desde el aeropuerto Schipol de Amsterdam salen trenes cada 15 minutos aproximadamente.

Tomé el tren “Intercity” (costo del ticket sólo ida 8€) que me dejó en la Den Haag Centraal Station (estación de tren de La Haya, la central). Está en todo el centro de La Haya y desde ahí puedes tomar cualquier bus o tranvía hacia tu hospedaje seleccionado.

Den Haag Centraal Station (estación de tren de La Haya)
Den Haag Centraal Station (estación de tren de La Haya)

 

¿Qué hice en La Haya?

Primero recorrí una parte de la ciudad en bicicleta. ¡Qué tranquilidad pasear en bicicleta en La Haya a comparación de Ámsterdam! ¡En Ámsterdam es una locura! Pareciera que la gran mayoría de ciclistas estuviera Tour de Francia, en serio, van demasiado rápido y a algunos no les importa mucho el peatón (creo que tendré que darle una segunda oportunidad a Ámsterdam).

Al segundo día fui en tranvía (procura comprar un ticket de un día dentro del mismo tranvía por 6.50€) hasta la playa Scheveningen (última parada del tranvía 11 llamada “Stranweg).

 

Playa Scheveningen
Playa Scheveningen y yo

Playa Scheveningen y al fondo la noria
Playa Scheveningen y al fondo la noria

¡En esta playa vi uno de los atardeceres más bonitos de mi vida! En esta época del año, el sol se oculta a las 4:30 pm aproximadamente y su luz dibuja el perfil del muelle de Schevening (o más conocido como “The Pier”) de una forma casi artística. Al costado de éste se encuentra una bonita y gran noria, y también una especie de faro, al cual no pude subir por tiempo.

Vista a la playa Scheveningen desde el muelle
Vista a la playa Scheveningen desde el muelle

Atardecer en playa Scheveningen (estaba empezando a llover)
Atardecer en playa Scheveningen (estaba empezando a llover)

Debajo del muelle hay pequeños restaurantes y bares, ¡y arriba también! Definitivamente en verano debe ser muy bonito y divertido con la cantidad de gente que lo debe visitar. Mi amiga me cuenta que hasta hay dj’s poniendo música y buen ambiente en las tardes. ¡Agendado para volver en verano!

Vista desde el muelle al mar
Vista desde el muelle al mar

El otro lado del muelle The Pier y la playa Scheveningen
El otro lado del muelle The Pier y la playa Scheveningen

 

Dentro del muelle The Pier
Dentro del muelle The Pier

Dentro del muelle The Pier
Dentro del muelle The Pier

 

 

 

 

 

 

 

Visita rápida a Delft

Después de haber pasado el 3er día con mi amiga recorriendo los lugares que visité en febrero (ya con otros ojos y otro clima), el 4to día fue especial. Nos fuimos al pequeño pueblo de Delft.

Una de las calles de Delft y sus canales
Una de las calles de Delft y sus canales

Está ubicado a media hora en tranvía desde el centro de La Haya. Se caracteriza por sus callecitas y canales estrechos, y por una plaza grande llamada “Markt” donde destacan el Ayuntamiento de Delft y el templo Nieuwe Kerk.

Ayuntamiento de Delft
Ayuntamiento de Delft

Plaza Markt
Plaza Markt

Nieuwe Kerk
Nieuwe Kerk

¡Adoré este pueblo! Tiene un encanto especial, creo que es por ser pequeño. Las estructuras de sus casas casi homogéneas y angostas, con esos colores opacos contrastando con el blanco, las hacen únicas. También destaca por su cerámica azul (parecida a la china pero mejorada), y es así como verás varias tiendas donde venden todo tipo de menaje de casa hecha con esta cerámica. Hasta una silla especial, la más conocida de Delft!

Asiento de cerámica azul en Delft
Asiento de cerámica azul en Delft

¿Qué comí en La Haya?

Recomiendo 2 lugares a donde fui:

“Warung Mini” restaurante de comida de Surinam (aquí recorde que Surinam fue colonia holandesa). Su plato estrella, el “Saoto Speciaal”, que es una sopa picante con fideos, pollo, un huevo y perejil. Viene acompañado con arroz y yucas. ¡Es un levanta muertos total! Y para beber, ¡una bebida especial de jengibre!

Saoto Especiaal
Saoto Especiaal

Si te provoca pasta, como pasó conmigo, sugiero el “VIP o Very Italian Pizza”. ¡No había probado tan ricas pizzas caseras con masa delgada desde hace mucho tiempo!

 Mi último día 

Paseando por la calle Reinken (o Reinkenstraat), ¡nos dimos con la sorpresa de que había una feria navideña! De pueblo, con animales pequeños acompañando un nacimiento o belén ficticio, y varios artesanos y vendedores de regalos para la Navidad.

¡Había un pony!
¡Había un pony!

Mini feria navideña en La Haya
Mini feria navideña en La Haya

No podía irme de La Haya sin probar su ¡vino caliente de guindones! Ese vino sí que estaba buenísimo y potente. El frío se me pasó en el primer sorbo.

Papa Noel y yo en La Haya
Papa Noel y yo en La Haya

Había un Papa Noel que alegraba a los niños, y éstos se tomaban fotos con él. Pero los más felices eran los adultos que también hacían cola J. Yo También hice la cola y me tomaron una foto con él. Encantada estaba de tan bonito viaje con bastante espíritu navideño, que me sentí una niña más.

Fins ara! O mejor dicho: Tot ziens! (en holandés) 🙂

Navidad en Barcelona y estás lejos de casa

Navidad en Barcelona

El mes de Diciembre alegra a muchas personas, y a otras, las entristece por algún motivo específico. Si eres de aquellas que se entristece por estar lejos de su país, familia y amigos, pues aquí te doy varios motivos para “desviar”, de alguna manera, esa tristeza que te puede inundar en estos días: las tradiciones de Navidad en Barcelona.

¿Qué ver antes de la llegada de la Navidad?

Cuando llegó diciembre del 2014, me sorprendió una Barcelona iluminada con esas bellas luces alusivas a la Navidad, decorando varias calles y avenidas principales de la ciudad condal.

Via Laietana iluminada por Navidad en el 2014
Via Laietana iluminada por Navidad en el 2014

Este año 2016 no han decorado la Via Laietana (escrito en catalán) pero sí que lo han hecho en varias de las calles más conocidas. Por ejemplo, el 24 noviembre se realizó el encendido de luces de Navidad con un show pequeño y bonito en la Avenida Paral•lel, organizado por el Ayuntamiento de Barcelona. Aquí el vídeo:

Otra cosa por hacer es visitar una de las ferias navideñas más emblemáticas de la ciudad, la cual te hará sentir acogido, y es el caso de la Fira de Santa Llúcia (Feria de Santa Lucía en castellano), ubicada en plena plaza de la Catedral de Barcelona.

Fira de Santa Llucia
Fira de Santa Llucia

Puestos de venta en la Fira de Santa Llucia
Puestos de venta en la Fira de Santa Llucia

¡Esta feria conmemora este año su 230 aniversario! Razón indiscutible para visitarla, y sólo estará abierta hasta el 23 de diciembre. Aprovechando las cosas típicas que vi en ella, te contaré de dos tradiciones navideñas catalanas muy bonitas y, porque no, graciosas.

El Caga-Tió

El Tió de Nadal (Nadal en castellano significa “Navidad”) es una criatura imaginaria de Cataluña (aunque también se celebra en Aragón como “La Tronca de Nadal”) que no es más que un tronco, pequeño o grande, adornado con dos “patas delanteras” de madera, una carita feliz, una barretina (gorro tradicional catalán) y una manta.

Tió de Nadal
Tió de Nadal

La tradición cuenta que cada 8 de diciembre se coloca un tió de Nadal en casa y tapado con la manta, “para que no tenga frío”, y se le va “alimentando” con frutos secos, frutas frescas, agua y demás cosas pues, cuanto más lo alimentes, más regalos te dará al final. Éstas se guardan debajo de la manta y luego desaparecen (mamá y papá tienen que ser muy cuidadosos para que los niños no se den cuenta de que ellos las han retirado, y crean que el tió se las comió).

Llega la Noche Buena o el día de Navidad, y es cuando los niños “hacen cagar al tió”, golpeando al tió con un pequeño bastón, y así les pueda dar turrones, avellanas y demás caramelos o bombones. Al mismo tiempo que golpean el tió, cantan varias canciones dedicadas a él, como por ejemplo:

Caga tió,
caga torró;
si no et daré
cop de bastó.

Que traducido al castellano, del catalán, significa:

Caga tió, caga turrón; sino te daré un golpe de bastón

Ya podrán entender que los niños se la pasan de maravilla con esto, pues, hay que “hacer cagar al tió” hasta que te dé los dulces o pequeños regalos que pediste. Claro, los padres se llevan el Óscar a la mejor actuación de sus vidas tratando de distraer a los niños para poder colocar lo que piden debajo de la manta :).

Para que tengas una idea de lo que estoy contando, mira este vídeo del caga-tió que encontré en YouTube.

El Caganer

Esta otra tradición catalana, y valenciana, trata de un pequeño muñequito que se coloca en el nacimiento o “belén”, escondido entre unos arbustos. ¿Y por qué escondido? Pues porque está “cagando”.

Puesto de venta de Caganers
Puesto de venta de Caganers

Generalmente se ve a un campesino vestido con la indumentaria tradicional catalana defecando, sin embargo actualmente, se venden versiones de políticos, jugadores y cualquier personaje famoso que posará “en esta alegre posición” :). Por cierto, yo ya me regalé un “Trump” cagando 🙂

Caganers
Caganers

No se sabe a ciencia cierta la razón por la cual deba “estar cagando”, pero cuentan algunos que, tradicionalmente, las heces del campesino fertilizan la tierra, en señal de prosperidad para el siguiente año.

¿Qué más vas a ver en este feria de Navidad?

Adicionalmente a los puestos de venta de objetos típicos, también vas a encontrar puestos de pequeños artesanos que venden pesebres, pequeños árboles para adornar tu casa y todo tipo de “regalos” hechos a mano.

Pesebre
Pesebre

 

¡Puesto de venta de muérdago para la buena suerte!
¡Puesto de venta de muérdago para la buena suerte!

 

Árboles de Navidad (Abies)
Árboles de Navidad (Abies Nordmanniana ), son naturales.

Así que ya sabes, no estés triste. Si recién has llegado a Barcelona, sal de tu casa, y piérdete en el centro (claro que con tu gps en el móvil, consejo personal). Sumérgete en estas tradiciones. Observa con detenimiento cómo decoran sus casas y comercios, ya que, de alguna manera, sentirás que esa tristeza se “distraerá”.

Finalizo con una canción que adoro y que transmite todo lo que quiero decirte en este artículo. Fins ara!